23 de octubre de 2008

Los Mantras

Según la metafísica hindú todo está hecho de sonido. Existen miles de invocaciones y mantras de las diversas cu

lturas y religiones de todo el mundo. En algunos se observa una semejanza de ritmo y entonación que nos hacen pensar en un origen común y por lo mismo, en largos ciclos de utilización que le otorgan el poder propio de la repetición inmemorial, aunque el valor más profundo de un mantra tiene que ver con lo que nosotros invertimos en él.

AOM: El gran sonido primordia, el sonido originario a partir del cual se creó el universo, el sonido de todos los sonidos juntos.

OM AH HUM: Tres sílabas de gran poder, que se utilizan para las finalidades siguientes: a) purificar la atmósfera antes de emprender un ritual o una meditación; b) trasmutar una ofrenda material en su contrapartida espiritual.


OM MANI PADME HUM: Significa "la joya del loto que reside dentro" Mani Padme representa la joya del loto, la sabiduría esencial de las enseñanzas budistas, la esencia divina, mientras que Hum representa la realidad sin límites encarnada dentro de los límites del ser individual. ASí Hum une lo individual con lo universal.

OM KLIM CRISTAVE NAMA HA: Significa "en el nombre del Todo que mi presencia crísitica venga a mí".

OM NAMAH SHIVAYA: Significa "en el nombre de Shiva". Es uno de los muchos mantras que invocan nombres de divinidades.

NAMY HO REN GE KYO: Este mantra japonés tiene un significado similar al anterior. 

El mantra por excelencia que nos permite acceder al entusiasmo por la vida espiritual es el mantra Hare Krsna. Difundido por el maestro Sri Caitanya Mahaprabhu en India, fue luego traído a Occidente por un maestro de la misma sucesión discipular: Srila Bhaktivedanta Swami Prabhupada. Se explica que este mantra es el mantra de la liberación y su repetición es extremadamente beneficiosa.

HARE KRSNA HARE KRSNA KRSNA KRSHA, HARE HARE

HARE RAMA HARE RAMA RAMA RAMA HARE HARE


Su traducción aproximada es: ¡Oh Energía Divina! Ocúpame en Tu Servicio!

No es necesario intelectualizar el "significado" o la simbología del mantra para que su sonido ejerza sus efectos sobre nosotros. El ritmo sonoro funcionará en el plano incosnciente y acabará por saturar los pensamientos conscientes, lo cual a su vez, afectará a los ritmos. De hecho, parte de la magia del mantra consiste en que no se debe reflexionar sobre su sentido, pues sólo así trascenderemos los aspectos fragmentarios de la mente consciente y percibiremos la unidad subyacente. 

Pronunciados en voz alta o interiormente de forma rítmica y repetitiva, los mantras son de gran eficacia. Algunas tradiciones hindúes utilizan una japa mala, una especie de rosario con 108 cuentas para recitar cada mantra en ciclos exactos al alba y a la puesta del sol.

También se aconseja recitarlos cada vez que nuestra mente esté concentrada en un trabajo que requiera toda nuestra atención, para mantener nuestra mente limpia y purificar nuestro entorno evitando los pensamientos impuros, las divagaciones y la falta de concentración. Pronunciado en voz alta durante un tiempo a primera hora de la mañana, un mantra eficaz queda reverberando en silencio, mentalmente, durante toda la jornada, y deja en nosotros la impronta de la vibración, la imagen y el significado. Se cree que con cada eco, el mantra centúa la magia sobre la textura de lo corporal así como de lo mental, en el sentido de promover la armonía y el orden. La actividad adopta un nuevo ritmo; todo baila a la cadencia del mantra. 

No hay comentarios: