15 de diciembre de 2008

EL CAMINO del TAO


Todo en la vida aparece, viene y va, se mueve en un proceso sin fin.
 
Cuando quieres controlar los procesos y dominarlos, los matas.
 
Cuando quieres controlar el movimiento de la vida, sin estar fluyendo en ella, te desarmonizas.
 
Cuando dejas que la vida fluya en ti, mostrándote su camino, entonces tú ERES.
 
Si vives para afirmar tu falso sentido del YO, la vida afirma en tí las causas y los efectos.
 
Si vives para satisfacer tus deseos, ellos generan en tí tristezas y resentimientos.
 
Si las metas de tu vida son solo satisfacer tus deseos, ellos te transformarán en su prisionero.
 
Si dejas que la vida te ofrezca sus deseos, los deseos de la vida te darán lo que necesitas.  
 
Si los deseos se transforman en ideas fijas, lo insaciable es el signo de tu abismo.
 
Si los deseos se transforman en delicadezas y ternuras, en simplicidades saciadas y satisfechas en sí mismas sin nada más esperar, ellas te abren a la luz.

Siempre que esperas, deseas. Siempre que exijas, tienes ideas fijas. Siempre que estes resentido, en tí viven los sentimientos y energías de los otros.
 
Siempre que los deseos te alteren y te hagan perder la paz, ellos se mueven como objetos sin control.
 
Desear sin desear es dejar que la vida te muestre el camino para ser la unidad.
 
Cuando nada esperas, todo recibes.
 
Cuando buscas sin querer poseer, todo posees.
 
Cuando sientes sin aislarte, todo lo compartes.

ENTONCES ERES, CREAS Y ESTÁS EN EL FLUIR DE LA VIDA.

No hay comentarios: