18 de febrero de 2009

la Semilla del Pensamiento


El pensamiento es como una semilla, cada pensamiento produce su flor y su propio fruto.
Es decir, los pensamientos pueden ser constructivos o destructivos, amorosos o rencorosos, de felicidad o depresivos.


Cuando somos capaces de entender y utilizar esta energía de la mente, entonces la podemos canalizar para producir aquellos "frutos" que nos proporcionan más felicidad y contentamiento.

No hay comentarios: