11 de septiembre de 2009

Ricitos de Oro

Dios Dijo:

Ya no te preocupes por ti, por tus amigos, ni por el mundo. Ya no te preocupes por los "y si" ni los "cuándo". Ya no abras las heridas de la vida ni las examines. Mira a lo lejos. Mira más alto. Puedes deshacerte de aquello que te preocupa, que podría preocuparte o que te ha preocupado. Puedes deshacerte de la preocupación.

Son interminables las opciones de lo que puede suceder, y no puedes predecirlas. Si realmente pudieras predecirlas, predecirías eventos más agradables que los que encuentras para preocuparte. Eso que te preocupa ocupa tu mente. Yo sugiero que ocupes tu mente con las maravillas que tienes ante ti.

Es como si tuvieras dos cajas frente a ti. Puedes abrir la caja que quieras. Una caja dice "Caja de Pandora". La otra dice "Sueños a Volverse Realidad". ¡Ehem! ¿Qué caja tiene el contenido que te gustaría? ¿Por qué cosa útil de la tierra querrías examinar los contenidos de la Caja de Pandora? Por el amor de Dios, ¡abre la Caja de los Sueños a Volverse Realidad!

O podría haber señales pintadas en las puertas. Una puerta dice El Pasado. En letras más chicas dice "Ya Pasaste por Esta Puerta".

Una puerta dice "El Futuro". En letras más chicas dice "Espera. Todavía no. Es muy pronto."

Y una puerta dice "El presente". En letras más chicas dice "Precisamente ahora". Dice "Ábreme". Esta puerta tiene también un dibujo del sol sobre ella.

Hay un sobre que dice "Dinero Que Te Atrae". Hay un sobre que dice "Moneda Corriente". Hay un sobre que dice "Pagarés". ¿Por cuál de los sobres extenderías la mano?

Ricitos de Oro tenía tres camas de las cuales elegir. Vio las camas. Luego se acostó en cada una de ellas, probándolas de acuerdo a sus tamaños. Encontró la cama adecuada. En la vida, no puedes probar las camas. Ahora estás durmiendo en una cama solamente. En los términos de tu vida, una cama ya no existe, y otra no fue hecha todavía. Solo hay una cama en la cual recostarse.

Hay tres ríos delante de ti. ¿Cuál cruzas? Hay un río al cual ya lo nadaste. El agua de este río en este momento es fría y añeja. Hay un río a la distancia. No puedes llegar a él en este momento. Todavía no lo puedes cruzar. Tienes que esperar para llegar allí. Y hay un tercer río brillando bajo el sol. Tu pie ya está en él. ¿Qué opción tienes sino cruzar el río que está frente a ti?

Es un cruce fácil. No tienes que forjar al río. Tan solo permanece en él, y las olas te cruzarán.

Sé que sabes qué caja elegir, qué puerta abrir, qué sobre poner en tu bolsillo, en qué cama dormir, y qué río cruzar. Tienes sentido común. En algún lugar lo tienes.

Agreguémosle una pequeña dimensión a cada elección. No importa qué elijas, no importa cuánto dudes en ubicarte donde estás, por supuesto, YO ESTOY dentro de cada elección. Puedes notarme como Dios Pasado, Presente y Futuro. No voy a negarlo. Existo en todos lados en lo que se denomina tiempo. Puedes dejarme el pasado. Puedes dejarme el futuro. Y puedes caminar Conmigo en este preciso momento en esto que llamamos Presente. Camina Conmigo sabiendo por completo que tampoco existe cosa tal como el presente. Ya estamos caminando juntos. La ruta por la que caminamos dice "Eternidad". Caminamos tomados de la mano en un lugar eterno sin límites. Aquí es donde estamos. También puedes saber adónde estás y con quién existes Eternamente. La Eternidad es más que un Eón y un día. De hecho, no hay demarcaciones en la ruta que caminamos.

- www.senderoespirutial.com -

No hay comentarios: